viernes, 13 de octubre de 2017

MI AMIGO OBIAJULU


Añadir leyenda

La playa se va quedando vacía. Vacía de sonidos., vacía de risas. Esas risas de los niños jugando con las olas que tanto echaré de menos. También echaré en falta el sonido de los pies desnudos de mi amigo Obiajulu, caminando por la arena. Su voz profunda ofreciendo la mercancía que porta en sus enflaquecidos brazos. Unos brazos que hace años eran fuertes. Lo sé porque me enseñó una fotagrafía. La foto era vieja. Estaba arrugada, rota, pegada en una cartulina casi tan vieja como la vieja foto. Vieja. Cuantas veces habré oído de sus labios la palabra vieja...en ella se veía una pareja joven. Ella agarraba de la mano a un niño de ojos oscuros, profundos. En su cara se dibujaba una sonrisa como ningún pintor se hubiera atrevido a hacer. Por detrás del pequeño se erguía un joven de aspecto atlético, con poderosos hombros. Lucía una camiseta de tirantes blanca que realzaba su piel de ébano. Con el brazo izquierdo rodeaba la cintura de la joven que estaba a su lado y su mano derecha se apoyaba ligeramente sobre sobre la cabeza del muchacho como protegiéndola y bendiciendo al tiempo...Así era la familia de mi amigo antes de salir de Africa. Cuando me la mostró pude observar por sus mejillas una furtiva lágrima que fue a caer a la arena. Ese día no quise preguntarle nada...

No hay comentarios: